Madrid, 4 de marzo de 2019.- El Proyecto de Periodismo sobre Corrupción y Crimen Organizado —OCCRP, por sus siglas en inglés— publicó ayer un amplio trabajo periodístico, difundido en varios países, sobre el caso de blanqueo de capitales, conocido como “Lavandería Troika”. Para Transparency International, los hallazgos de esta investigación demuestran que existen fallas en los sistemas contra el lavado de dinero en Europa, y que es necesaria la creación de una autoridad que supervise este asunto en toda la Unión Europea.

“El sistema bancario de Europa debería ser un muro de contención que detenga los flujos de dinero provenientes de la corrupción, tanto en Rusia como en otros países. Pero, en lugar de eso, vemos una y otra vez la facilidad con la que se puede blanquear y ocultar el producto de la corrupción, la evasión fiscal y otras actividades criminales en Europa”, dijo Patricia Moreira, directora de Transparency International. “Lo único que se necesita es una empresa offshore anónima, y uno o varios bancos inescrupulosos que estén dispuestos a ignorar el problema. Sin una supervisión efectiva de los bancos, veremos más escándalos como este, que debilitan todo el sistema bancario europeo”.

Las investigaciones del caso “Lavandería Troika” explican cómo Troika Dialog, un banco de inversión en Rusia, orquestó, entre 2006 y 2012, un esquema que incluía tres empresas registradas en las Islas Vírgenes que, a su vez, establecieron al menos 35 compañías offshore con cuentas en ŪKIO Bankas en Lituania. Algunas de esas cuentas se abrieron a nombre de individuos, incluyendo trabajadores temporales con pocos recursos económicos. El Banco de Lituania no fue capaz de identificar este entramado, pese a que previamente había hallado un esquema similar que se utilizó para desviar dinero mientras ŪKIO caía en bancarrota.

A través de la “Lavandería Troika” se blanquearon 4,6 mil millones de dólares. El esquema, además, está vinculado con compañías relacionadas a escándalos de corrupción, entre ellos Magnitsky Affair, la “Lavandería Rusa” y el fraude de combustible en el aeropuerto Sheremetyevo.

“El objetivo de estos entramados es ocultar el origen de los fondos que se utilizan en redes financieras internacionales. Los puntos de entrada al sistema bancario europeo tienen una protección muy débil”, dijo Maíra Martini, experta de Transparency International en antiblanqueo de capitales. “Las autoridades nacionales que deben hacer frente al lavado de dinero no tienen suficiente poder ni los recursos necesarios para detectar y prevenir de manera efectiva la actividad criminal en una etapa inicial. Sabemos de estos casos gracias a filtraciones de datos, muchas veces después de que estos esquemas ya han dejado de funcionar”.

Los escándalos ampliamente conocidos, como el de Danske Bank, han allanado el terreno recientemente para hablar de reformas. La semana pasada, el Comité TAX3 del Parlamento Europeo ha hecho un llamado para crear un organismo que vele por el cumplimiento de las políticas antiblanqueo de capitales en toda la Unión Europea.

Transparency International defiende la necesidad de contar con una autoridad supervisora en toda la Unión Europea, que tenga capacidades de investigación y sanción. Estas son otras medidas indispensables:

  • Mejorar la capacidad técnica, en el ámbito nacional y de la Unión Europea, para identificar los flujos de fondos ilícitos.
  • Ampliar la coordinación y el intercambio de información entre las autoridades nacionales de Europa y otros continentes.
  • Eliminar la posibilidad de registrar empresas anónimas y acabar con paraísos fiscales como los territorios británicos de ultramar.

 El caso de España

El trabajo del OCCRP contó con la colaboración de periodistas en varias partes del mundo. En el caso concreto de España, El Periódico de Catalunya publicó una nota con los hallazgos: la publicación señala que, gracias a este entramado, una mujer vinculada con un exgobernador de una región rusa, obtuvo préstamos sospechosos por más de 14 millones de euros y compró dos mansiones lujosas en la Costa Brava.

En relación con estos hechos, Transparency International España señala que es de esperar que la propia Fiscalía Anticorrupción inicie de oficio las investigaciones pertinentes.

 —

Transparency International es integrante del Consorcio Global Anticorrupción, una asociación innovadora que busca impulsar el trabajo anticorrupción en todo el mundo, gracias a la labor conjunta de organizaciones de la sociedad civil y periodistas de investigación, a través del Proyecto de Periodismo sobre Corrupción y Crimen Organizado (OCCRP).

Se puede descargar la nota de prensa en este enlace.