Transparency International y Global Witness consideran que, pese a este avance, se necesitan medidas más contundentes para reducir los problemas asociados a estos programas que ofrecen visados, ciudadanías y residencias

La Comisión Europea ha reconocido hoy que los programas de venta de ciudadanía y residencia, dirigidos a personas con grandes posibilidades económicas y conocidos como “golden visas”, amenazan la seguridad y la integridad de la Unión Europea en su conjunto.

El informe de la Comisión afirma que los programas de visados dorados son “comercializados de forma discrecional y explícita como una vía para adquirir la ciudadanía europea”, y se mencionan puntualmente los casos de Bulgaria, Chipre y Malta, que se mantienen al margen del Derecho de la Unión y venden pasaportes sin exigir a los solicitantes el requisito previo de residir en el país.

El día previo a la publicación del informe, el gobierno de Bulgaria anunció que suspendería su programa de otorgamiento de ciudadanías por esta vía.

Transparency International y Global Witness, organizaciones que forman parte del movimiento anticorrupción, advierten que el informe de la Comisión no menciona las acciones urgentes que se necesitan poner en marcha para reformar esta industria tan opaca.

“La tendencia está cambiando en torno a la industria de las visas doradas, gracias a que la UE reconoce los riesgos inaceptables de corrupción e inseguridad asociados a este tipo de programas. Sin embargo, el informe de la Comisión evita realizar comentario alguno sobre lo que los Estados Miembros deberían hacer. Ahora que se han activado las alarmas, es necesario que esta institución ofrezca soluciones”, dijo Naomi Hirst, Senior Anti-Corruption Campaigner de Global Witness. “Es hora de que los Estados Miembros asuman su responsabilidad por sus programas de visas doradas y que, tal y como hizo Bulgaria, suspendan esta actividad hasta que quede claro que ya no amenazan la seguridad de la UE”.

El informe indica que la Comisión convocará a un “grupo de expertos” proveniente de todos los Estados Miembros que abordará los riesgos asociados a este tipo de programas, que preparará una serie de reglas a finales de 2019. Pero para Global Witness y Transparency International estas medidas no son lo suficientemente adecuadas para lograr lo que realmente se necesita. Ambas organizaciones hacen un llamamiento para que se establezcan medidas más estrictas de diligencia debida, y que se apliquen estos estándares de forma amplia en toda la UE.

“Este informe hace un llamado de atención sobre estos dudosos programas en los Estados Miembros, lo que puede considerarse un buen primer paso”, dijo Laure Brillaud de Transparency International. “Sin embargo, vemos que existen pocos incentivos para que países como Malta abandonen estos programas tan lucrativos si no se llevan adelante acciones contundentes por parte de instituciones internacionales como la UE”.

La Comisión no es el único organismo europeo que ha expresado su preocupación sobre las golden visas. En un borrador de un informe publicado en septiembre, la Comisión Especial sobre Delitos Financieros y Evasión Fiscal (TAX3) del Parlamento Europeo hizo un llamamiento para que estos programas se eliminaran de forma progresiva.

El informe European Getaway – Inside the Murky World of Golden Visas de Transparency International y Global Witness detalla los riesgos de corrupción inherentes a los programas de visas doradas. El estudio señala a España como el socio de la UE que más visados de oro ha concedido, un total de 24.095 según los datos ofrecidos. Concluye que estos programas favorecen el ingreso de criminales y corruptos a la UE, como resultado de una insuficiente diligencia debida, conflictos de interés y amplios poderes discrecionales por parte de los países Miembros de la UE que aplican este tipo de programas.

Descarga aquí esta nota de prensa.

Accede aquí al informe completo y a su resumen ejecutivo.